Ramón Laso, sinónimo de muerte – Hechos reales